Director General: Rubén Cortés Fernández
Diario La Razón
Búsqueda avanzada »
Viernes 31 de Octubre | 12:05 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
Reconocen a químicos por mejorar los medicamentos

Robert Lefkowitz y Brian Kobilka hallaron los receptores que permiten la comunicación celular, clave para fármacos efectivos

 

Dos científicos estadounidenses que descubrieron la forma y el funcionamiento de los receptores que permiten a las células percibir su entorno, y por ende facultan al ser humano para adaptarse a los cambios del ambiente, ganaron el Premio Nobel de Química 2012.

Se trata de los profesores de medicina Robert Lefkowitz y Brian Kobilka, quienes encontraron que las proteínas G (un compuesto conocido como GPCR) se acoplan a los receptores que se encuentran en el exterior de la célula para que se envíe información del entorno a ésta.

“Nuestro cuerpo es un sistema regulado muy finamente por interacciones entre miles de millones de células. Cada célula está integrada por minúsculos receptores que le permiten sentir su entorno y, así, adaptarse a nuevas situaciones”, explicó la Academia Sueca de las Ciencias al dar a conocer al ganador.

La importancia de los estudios de los nuevos Nobel radica en que los medicamentos como los beta bloqueadores, los antihistamínicos y algunos psiquiátricos se basan precisamente en los receptores para lograr sus efectos.

“Algunos dicen que hasta el 50% de todos los productos farmacéuticos se basan en una acción dirigida contra los GPCR. Saber cómo son y cómo funcionan nos dará herramientas para mejores medicamentos con menos efectos secundarios”, comentó Sven Lidin, miembro del comité Nobel.

Lefkowitz comenzó los estudios celulares en 1968, en ese entonces utilizó radioactividad para su búsqueda: unió un isótopo de yodo a varias hormonas y tras la radiación encontró numerosos receptores para la adrenalina.

Después, en los años 80, Kobilka se unió al equipo de investigadores y consiguió aislar el gen responsable del receptor beta adrenérgico del inmenso genoma humano. Concluyeron que existe una familia de receptores que funcionan como el receptor de un ojo humano.

El trabajo de los investigadores galardonados no sólo es un descubrimiento a nivel de laboratorio, pues incide de inmediato en la medicina actual. “Durante mucho tiempo fue un misterio cómo las células podían percibir su entorno.

Los científicos sabían que hormonas como la adrenalina tenían poderosos efectos: aumentando la presión sanguínea y haciendo al corazón latir más rápido”, gracias a Lefkowitz y Kobilka ahora se sabe a quiénes se deben dirigir los fármacos para aliviar alguna enfermedad.

 


Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

fecha 11 de octubre de 2012 02:21
ultima modificacion Ultima modificación: 23:55
autor Por: Anabel Clemente Trejo / anabel.clemente@razon.mx
 
Versión imprimir
 
Todo sobre este tema
 
Reconocen a químicos por mejorar los medicamentos

Fotos Especial

 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones