Diario La Razón
Miércoles 23 de Agosto | 11:44 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Avengers: La Fórmula perfecta de Marvel

La nueva cinta de superhéroes logra su objetivo: equilibrar el drama y el humor que la caracteriza; a pesar de los pequeños errores de continuidad, la película satisface a sus fans

 

Por fin se estrenó la que sin duda es la película más esperada del cada vez más precoz verano fílmico, para darle continuidad al plan de Marvel que, cual Ultron, sigue en busca de expandir su dominio en la pantalla grande. Después de los alcances de la primera película de Avengers, que además de dejar satisfecha a la crítica especializada y conquistar al público llevó a lo más alto de la taquilla y a la popularidad el cierre de la primera fase del universo Marvel, en el cine las expectativas eran tremendamente altas, y ciertamente, Avengers: la Era de Ultrón, responde a las mismas. Sin embargo, esta circunstancia es su principal virtud y defecto.

Y es que aunque nuevamente logra equilibrar con precisión las secuencias de acción con leves elementos de drama y humor, dándole su conveniente espacio de protagonismo a cada uno de los personajes participantes —salvo Quicksilver, que se nota algo desdibujado en comparación con el resto—, ahora resulta más evidente lo convencional del concepto, que desde las primeras películas de Iron Man —con las que Marvel inició su plan maestro para posicionarse en el cine—, apuesta por una eficaz ilustración, sin mayores pretensiones que el entretenimiento. De esta forma, se evidencian detalles como la búsqueda por acallar las críticas con respecto a la destrucción descuidada, mostrando demasiadas escenas en las que los superhéroes aparecen muy preocupados por la integridad de los ciudadanos, que terminan por cortar el ritmo de la aventura en algunas ocasiones, además de la falta de claridad en las motivaciones y objetivos del villano. Pero a pesar de todo lo anterior, la fórmula esta probada y funciona, la película es explosiva y atiende a todas aquellas cosas que a los fans les encantan —como el desarrollo de líneas alternas que conectan al resto de las franquicias y muchos guiños a las historias que le dieron origen—, además de aquello que el público en general espera —explosivas escenas de acción, diálogos ágiles y divertidos—, sin la necesidad de que sean iniciados en el mundo de los cómics para entenderle. Mención aparte merece el detallado tratamiento que recibe esta vez Hawkeye, junto con la interesante presentación de Visión, una de las novedades de la saga.

Así pues, estamos ante un superproducción que está a la altura de su predecesora —lo cual no es poca cosa—, pero que se queda sólo en eso y en una especie de transición —pensando en la ya anunciada continuación dividida en dos partes—, cuando parecía que Marvel ya nos estaba acostumbrado a superarse con cada nueva entrega.

La premisa de la trama, después del fenómeno mediático en que se ha convertido, es más que conocida, pero aún así la mencionaremos. Por diversas circunstancias, Stark reactiva un incompleto plan de defensa global, con inteligencia artificial incluida, que termina por salirse de control, convirtiéndose en una amenaza a la humanidad, aunado a la presencia de dos hermanos con superpoderes, que entre otras cosas, sacan de control al imparable Hulk.

click para ver gráfico

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 2 de mayo de 2015 00:33
ultima modificacion Ultima modificación: 23:00
autor Por: Jesús Chavarría / @jchavarria_cine
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Avengers: La Fórmula perfecta de Marvel

Foto Especial

 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones