Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 6:29 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Agente de la PGJ enfrenta a tres ladrones y frustra asalto

Un delincuente golpeaba a una mujer en la cabeza cuando el policía se levantó para defenderla; los hechos, ayer en un camión en Iztapalapa; dos hampones escaparon

 

Dos ladrones con pistolas y uno más desarmado, asaltaban y agredían a los usuarios de un microbús en Iztapalapa, sin que nadie pudiera defenderse.

Durante un minuto amenazaron a la gente y les quitaron todo. Sin embargo, cuando el pasajero Martín Gallegos vio a uno de esos sujetos darle de cachazos en la cabeza a una mujer, no lo dudó más... sacó su arma, se levantó de su asiento y disparó para defenderla.

Entonces se desató una balacera dentro del autobús. El saldo: uno de los ladrones fue asesinado por su propio cómplice; el que lo mató, le pasó por encima y lo abandonó ahí; el otro huyó herido.

En el piso del camión quedó el cadáver del delincuente. Tenía todas las cosas que acababa de robar. Los pasajeros se le acercaron y se las quitaron.

El hombre que defendió a los usuarios de este camión que corría por las calles de Iztapalapa, era el agente de la Policía de Investigación (PDI) Martin Gallegos .

Se trata de un elemento de la Fiscalía para Delitos Sexuales, tiene 25 años dentro de la corporación y la noche del viernes, ya iba de regreso a casa luego de terminar su jornada laboral.

Todo comenzó alrededor de las 22:30 horas y quedó registrado en el expediente CI/FIZP/IZP-8/UI-2 C/D/89/01-2017 de la Procuraduría capitalina. Un microbús de la Ruta 12 detuvo su camino en el Eje 3 a la altura de la Colonia Valle Sur, para que subieran tres hombres.

Mientras avanzaba la unidad, los sujetos se distribuyeron en su interior. Uno se colocó hasta el fondo, otro en medio y el otro en la parte de enfrente.

De pronto el sujeto que iba hasta adelante sacó una pistola y apuntó hacia el techo. “¡Ya valió madres, es un asalto cabrones!”, gritó y soltó un par de balazos.

El hombre que iba atrás continuó la amenaza: “¡Órale pu… saquen sus cosas!”, les dijo y disparó también un par de tiros.

El ladrón que se quedó en medio no llevaba arma y fue él quien comenzó a recorrer el microbús y a recoger las cosas de los usuarios.

De pronto, el ladrón que iba hasta adelante le ordenó a una mujer que le diera su teléfono. Nerviosa, tardó en sacarlo de su bolso y entonces el hampón le pegó. “¡Deja de hacerte pen...!”, le gritó y le propinó tres cachazos en la cabeza.

Martín Gallegos González ya no se detuvo más. Sacó su arma y le gritó “¡Policía baja tu arma!”. Entonces se desató el tiroteo. El ladrón que iba enfrente disparó su arma. El que iba atrás también. El agente Gallegos jaló una vez el gatillo de su arma.

En medio de la balacera quedó el hampón que iba desarmado. Una bala de su cómplice le dio y lo mató. Otras dos balas lesionaron a un par de pasajeros. El ladrón que iba hasta adelante también quedó herido. Por eso se apresuró a bajar y escapar. El hampón que mató a su cómplice, le pasó por encima y bajó por la puerta delantera.

Las personas se apresuraron a recuperar las cosas que les habían quitado. El agente Gallegos le pidió a los pasajeros que no se fueran, que denunciarán lo sucedido. Sin embargo, la mayoría no hizo caso, tomaron sus cosas y se fueron.

Sólo el chofer del autobús y un hombre se quedaron para relatar lo sucedido. Luego de permanecer 48 horas detenido, el Ministerio Público determinó que actuó en legítima defensa. Lo hizo para defender a aquella mujer que ahora permanece hospitalizada por los cachazos que recibió.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 10 de enero de 2017 01:19
ultima modificacion Ultima modificación: 21:59
autor Por: Carlos Jiménez / carlos.jimenez@razon.com.mx
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Agente de la PGJ enfrenta a tres ladrones y frustra asalto

Fotos Especial

 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones