Diario La Razón
Miércoles 29 de Marzo | 8:46 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Amigos revelan religiosidad y temores de Marilyn Monroe

En su más reciente libro Neil Sean recopila los recuerdos de varias estrellas que compartieron con la actriz; la describen como la femme fatal que esperaba un hijo

 

Cuando Neil Sean tenía nueve años se encontró a Laurence Olivier en el Queen’s Hotel de Londres. “¿Eres Laurence Olivier?”, le preguntó, maravillado. “Todo el mundo dice que lo soy”, fue la respuesta del icónico actor. Los padres de Sean trabajaban en el mundo del espectáculo y por eso el niño se cruzó en varias ocasiones con muchos de los artistas de la época, a los que hacía preguntas, grabadora en mano. Hoy, Sean escribe para el Mail Online y trabaja como locutor y presentador de televisión en Reino Unido. Su más reciente libro, I met Marilyn, recopila muchas de las entrevistas que ha hecho a lo largo de su vida, incluidas algunas de su infancia, que tienen a la rubia más sexy como punto en común.

“El año pasado hablé con Chris, hijo de Jack Lemmon, y él me mencionó a Marilyn. A raíz de esa conversación decidí desenterrar mis antiguos casetes y, al escucharlos, me di cuenta de lo increíbles que eran algunas de las declaraciones”, afirma Sean, que incluye en su libro conversaciones con Jack Cardiff, Charlton Heston, Bette Davis y Mickey Rooney, entre otros.

Su fascinación por Marilyn comenzó en la adolescencia: “Vi un anuncio sobre un libro escrito por una empleada en el que se contaba cómo era ‘la verdadera Marilyn’. Como no podía comprarlo, iba a una librería y leía un poco cada día”. Sean se refiere a Marilyn Monroe Confidential, de Lena Pepitone, que causó revuelo a finales de los 70 por detalles sobre la actriz, como que no se bañaba a menudo.

Al halo de misterio que la rodea se suma su muerte prematura en 1962, cuando tenía 36 años, en circunstancias que todavía son muy discutidas. En la obra de Sean, muchos ponen en duda que se tratara de un suicidio, si bien afirman que era muy melancólica. El autor tampoco cree que quiso acabar con su vida: “Estuve en su casa de Estados Unidos hace años y la mujer que vivió allí después de ella me dijo que encontró escuchas telefónicas en la habitación principal. Y una vecina suya aseguró haber visto a Robert Kennedy entrar a su casa la noche antes de que muriera”.

Jack Lemmon, compañero de reparto de Marilyn en Una Eva y dos Adanes, afirma en el libro haber sido testigo de su idilio presidencial. El intérprete vivía en la antigua mansión de su mentor, Harold Lloyd, y recuerda que un día “llegué a casa y había unos hombres con trajes y gafas mirando a Marilyn y a JFK jugando en la piscina.

Así que de todas las historias que se cuentan de ella, ésta era cierta: tenía una relación con él”. Lemmon también asegura a Sean que Marilyn estuvo embarazada: “Decía que parecía demasiado gorda. Y lo estaba, porque esperaba un bebé, aunque entonces no lo sabíamos”.

Marilyn era una mujer consciente de sí misma y de su repercusión en el mundo. Eddie Fisher dice a Sean que le había confesado: “Sé que tengo un aspecto artificial. Pero también espero que dé alguna esperanza a las chicas ordinarias como yo, que quizá no sean las más grandes bellezas”. Debbie Reynolds, también fue amiga de Marilyn, con quien acudía a misa: “Ella era muy religiosa. Me dijo que era lo único en su vida que no le había decepcionado”. Reynolds responde rotunda sobre su muerte: “Creo que fue asesinada porque muchos temían que saliera la verdad”.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 11 de enero de 2017 00:56
ultima modificacion Ultima modificación: 22:09
autor Por: M. Mota y D. Mendoza
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Amigos revelan religiosidad y temores de Marilyn Monroe

Foto Especial

 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones