Diario La Razón
Viernes 23 de Junio | 7:05 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Exestrella de los Pats se suicida; purgaba una cadena perpetua

Cerca de las 3 de la madrugada de ayer, apareció colgado con una sábana que colgó a la ventada en su cautiverio; el otrora jugador sólo tenía 27 años de edad

 

Con tan sólo tres años en la NFL, Aaron Hernández daba visos de ser un jugador especial y con un futuro muy prometedor. No sólo lucía porque quien le tiraba pases es un futuro miembro del Salón de la Fama del futbol americano, Tom Brady, sino por las cosas que hacía por atrapar el ovoide y después de sus recepciones. Se palpaba un talento pocas veces visto, casi único.

La madrugada del miércoles, cerca de las 3 de la mañana, Hernández puso fin a su existencia al colgarse en su celda individual. Antes de quitarse la vida en una prisión del estado de Massachusetts, apenas una semana atrás había sido absuelto de dos asesinatos que se le imputaron en 2012. Tenía 27 años.

El vocero del departamento de correccionales, Christopher Fallon, informó que el otrora ala cerrada de los Patriotas fue llevado a un hospital, donde se certificó su muerte cerca de una hora después.

Hernández compiló 138 yardas en recepciones cuando los Patriotas vencieron 49-21 a los Bills de Buffalo en el último partido de la temporada regular de 2011, el 1 de enero de 2012, antes de que el equipo se enfilara a jugar el Super Bowl XLVI contra los New York Giants y buscar la hazaña de concluir de manera perfecta aquella temporada.

Aaron fue parte fundamental de ese equipo que buscaba la proeza que sólo los Delfines de Miami de 1972 (aunque con dos partidos menos) han logrado en la historia de la NFL: culminar como campeones con marca inmaculada. Al final, sucumbieron ante los Giants, pero quedaba el consuelo de que, de la mano de Hernández, estos Patriotas pintaban para algo muy grande.

Pero el hijo de inmigrantes puertorriqueños e italianos, optó por salirse de la ruta que a muchos les cuesta alcanzar y seguir, como llegar al profesionalismo.

A los 16 años de edad, perdió a su padre, quien falleció debido a presentar complicaciones durante una operación. Más tarde admitiría que empezó a consumir drogas por la muerte de su papá. Hernández Se crió en un barrio muy complicado en Bristol, Connecticut, y el entorno, desafortunadamente, le dio forma a su personalidad agresiva.

Se ahorcó utilizando una sábana que amarró a una ventana de la celda, y además intentó bloquear la entrada a la misma, para evitar que los guardias pudieran abrirla, de acuerdo con Fallon, quien agregó que desconoce si había una nota de suicidio y que las autoridades no tenían preocupación de que Hernández tratara de quitarse la vida y que en su caso, hubiera sido trasladado a una unidad de salud mental.

A lo largo de la historia de la NFL, apenas un total de 8 jugadores han sido inmortalizados en la posición de ala cerrada. A toro pasado podría decirse que, de no haberse visto interrumpida su carrera por conductas criminales y propias de un asesino serial, tenía amplias posibilidades de haberse convertido en el noveno. Sirva como dato que, de esos 8 tight ends en el recinto de Canton, Ohio, apenas 4 fueron campeones de la liga.

Hernández fue una estrella en la Universidad de Florida, pero fue seleccionado en la cuarta ronda del Draft de la NFL debido a problemas de conducta en la universidad. Como profesional, fue un jugador productivo en tres temporadas con los Patriots, incluyendo su segundo año cuando atrapó 79 pases para 910 yardas y siete touchdowns, y ayudó al equipo a alcanzar el Super Bowl.

En 2012, firmó un contrato por cinco años y 40 millones de dólares. Dos años después, Hernández ni siquiera pudo ver los partidos por televisión mientras estaba preso en espera de un juicio por un tiroteo, y ya era sospechoso en otro.

Visitan los Pats a Trump, sin Tom Brady

Sin la presencia de Tom Brady, los Patriotas de Nueva Inglaterra visitaron ayer la Casa Blanca, un acto protocolario normalmente festivo que se vio ensombrecido por el suicidio en prisión del exjugador del equipo Aaron Hernández, cuyo nombre no fue mencionado en la ceremonia.

Brady, estelar quarterback del equipo, avisó a que estaba arreglando algunos “asuntos familiares” y no acudiría al evento con el presidente Donald Trump. Más de dos docenas de jugadores no participaron, algunos por motivos políticos.

Poco antes de la actividad, Brady publicó en Instagram una fotografía de sus padres, deseándoles un feliz aniversario.

El presidente estadounidense felicitó a los Patriots y destacó que “ningún equipo ha sido tan bueno, durante tanto tiempo”.

Trump comparó la remontada de un déficit de 25 puntos contra los Falcons de Atlanta en el Super Bowl pasado con su propia victoria en las elecciones presidenciales, además de felicitar por su nombre a varios de los jugadores, aunque no mencionó a Brady, cuya amistad sacó a relucir varias veces durante su campaña.

 
 
 

Noticias Destacadas
Anterior Siguiente

 
fecha 20 de abril de 2017 01:23
ultima modificacion Ultima modificación: 23:39
autor Por: Redacción La Razón
 
 
Todo sobre este tema
 
 
Exestrella de los Pats se suicida; purgaba una cadena perpetua

Foto Especial

Ver galería completa Galeria
 
 
 
 
 
 
 
Secciones
 
website security
Acerca de La Razón
 
Complementario
 
 
Facebook Facebook Twitter Twitter RSS RSS Youtube Youtube
 
La Razón © Todos los derechos reservados 2014
Powered by Web Comunicaciones