Diario La Razón
Domingo 26 de Marzo | 10:53 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Arturo Vieyra Arturo Vieyra
 
Arturo Vieyra
 
Inflación: amenaza latente

Arturo Vieyra

 

Los resultados del cierre de la inflación del año 2016, aunque favorables, conllevan implícita y explícitamente una tendencia ascendente de los precios. Evitar la contaminación de las expectativas inflacionarias constituye un reto para la política económica.

La inflación general acumuló durante el año un avance de 3.36%, que si bien se encuentra dentro del rango de variación del objetivo del Banco de México (3.0% +/- 1%), estuvo más de un punto porcentual por arriba del 2.13% del cierre del año pasado, cuando se alcanzó el mínimo histórico en la historia del INPC.

En el mismo sentido, el componente subyacente, creció a una tasa anual de 3.44%, también muy por arriba del 2.41% del cierre del año pasado.

En consecuencia, durante 2016, aunque los resultados fueron favorables, el comportamiento de los precios tuvo una constante y persistente trayectoria ascendente medida a tasa anual. Las causas fundamentales de la mayor inflación durante el año pasado residen principalmente en la acentuada debilidad del peso frente al dólar y a la mayor fortaleza del mercado interno, a la par de una estabilización en los precios internacionales de las materias primas.

No obstante, los resultados moderados de la inflación en el año pasado, la tendencia ascendente parece ir a mitad del camino. Es previsible que frente a los drásticos incrementos en los precios de los energéticos (principalmente la gasolina y el gas LP, a la vez que la tarifa de electricidad en el segmento de alto consumo también se ha incrementado), sumados a la acentuada y persistente depreciación del peso frente al dólar, sean factores que promuevan un avance mucho más acelerado de la inflación a lo largo de este año.

De acuerdo con estimaciones propias, tan sólo en enero, el INPC podría mostrar un incremento mensual de por lo menos 1.6% (sería el mayor avance de la inflación para un mes de enero en los últimos 17 años), lo que promovería a su vez un salto en la inflación anual de 4.6%.

Desafortunadamente, este salto esperado de la inflación es sólo un eslabón más en la esperada cadena ascendente de los precios para este año. Así, las expectativas de inflación vienen en constante avance. En este sentido, el crecimiento anual de la inflación general para finales de este año podría alcanzar al menos 5.0%. Ello suponiendo que los impactos citados no tienen lo que se denomina “impactos de segundo orden”, es decir, que el proceso de formación de precios no se contamina.

Para mantener la inflación bajo control es indispensable que la política monetaria responda de manera eficiente y oportuna, y en consecuencia, se mantenga la buena reputación de la que actualmente goza el Banco de México.

Sin duda se avecinan tiempos difíciles en materia de inflación, la contaminación de las expectativas inflacionarias de mediano y largo plazo constituye un riesgo mayor para la estabilidad macroeconómica.

avieyra@banamex.com
Twitter:
@ArturoVieyraF




 
 
 
 
fecha 11 de enero de 2017 00:37
ultima modificacion Ultima modificación: 20:52
autor Por: Arturo Vieyra
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Inflación: temores que se renuevan 01:28
Notas Relacionadas Crecimiento: cuidando el factor local 01:52
Notas Relacionadas Signos positivos de actividad 01:51
Notas Relacionadas Consolidación fiscal: compromiso inaplazable 03:29
Notas Relacionadas Tasas e inflación al alza 03:39