Diario La Razón
Miércoles 16 de Agosto | 12:30 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Obdulio Ávila Obdulio Ávila
 
Obdulio Ávila
 
Dolores I

Obdulio Ávila

 

El depósito de los cadáveres humanos siempre ha sido un aspecto importante en la historia de la humanidad. El francés Numa Denys Fustel de Coulanges señalaba que la ciudad antigua, el Estado de la antigüedad, contenía tres elementos distintivos: el culto a los muertos, el fuego sagrado y la religión doméstica.

Las primeras divinidades, según Fustel de Coulanges, fueron las de casa, las de la familia, cuyos miembros al morir se convertían en dioses, en la antigüedad cada muerto era un dios, cuya tumba era su templo, la cual contaba con un altar para los sacrificios. La muerte fue el primer misterio, y puso al hombre en el camino de los demás misterios. Le hizo elevar su pensamiento de lo visible a lo invisible, de lo transitorio a lo eterno, de lo humano a lo divino.

En síntesis, para el historiador francés, la muerte provocó el pensamiento de transitoriedad y vulnerabilidad de la vida humana.

Esos antiguos templos para los cuerpos humanos sin vida se han trocado en las tumbas que se encuentran en cada cementerio del mundo occidental. En la Delegación Miguel Hidalgo se encuentra el cementerio de mayor extensión de la capital federal, y posiblemente de América Latina, con una superficie de 240 hectáreas, mismo que alberga lotes de trascendencia nacional, como lo son: la Rotonda de las Personas Ilustres instituido en 1876, lote adquirido para ese fin por orden del entonces Presidente de la república Sebastián Lerdo de Tejada; el Lote de los Constituyentes de 1917; el lote de las Águilas Caídas del Escuadrón 201; el lote de la Sociedad de Alumnos del Colegio Militar y el lote del Sindicato de Panaderos, entre otros.

El Panteón Dolores fue fundado en 1875, en los terrenos de la Tabla de Dolores, de ahí toma su nombre, que pertenecían al Rancho Coscacoaco. Es así que desde el siglo XIX hospeda los restos de mexicanos y extranjeros, que han culminado el tránsito por el mundo terrenal.

Los cementerios de la ciudad se encuentran saturados por lo que es imperativo la optimización de los espacios disponibles.

Por esa razón el gobierno delegacional de Miguel Hidalgo promueve entre los usuarios que tienen fosas a perpetuidad y temporalidad máxima, la profundización y construcción de gavetas, lo cual incrementa el uso de una fosa hasta 400%, pues permite inhumar hasta 4 personas sin necesidad de exhumar restos, ni esperar la conclusión legal de cada uno, además de que podrán exhumar reuniendo los restos en la última gaveta para liberar nuevamente las tres siguientes.

Asimismo, se ha propuesto la identificación de fosas de perpetuidad abandonadas para recuperar las mismas, y así contar con más espacios disponibles para atender la demanda de servicios.

El Panteón Dolores es un referente histórico en la prestación del servicio público de cementerios, y además un enorme pulmón que coadyuva a la sostenibilidad ambiental de la ciudad.

oam974@gmail.com
Twitter:
@ObdulioA




 
 
 
 
fecha 20 de febrero de 2017 03:58
ultima modificacion Ultima modificación: 00:24
autor Por: Obdulio Ávila
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Ojo(s) con Rigoberto 00:06
Notas Relacionadas El Pensil Americano 01:00
Notas Relacionadas La integración del Congreso local 07:37
Notas Relacionadas El congreso local más oneroso 01:01
Notas Relacionadas La geografía electoral citadina. El réquiem de los paraestatales 00:50