Diario La Razón
Jueves 25 de Mayo | 4:54 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Héctor Badillo Héctor Badillo
 
Héctor Badillo
 
¿La justicia es igual para todos?

Héctor Badillo

 

En este espacio he escrito sobre el trabajo que las instituciones españolas hacen para combatir la corrupción y cómo este trabajo independiente de las autoridades judiciales de España puede ser un ejemplo para nuestro país y otras naciones latinoamericanas que enfrentan los estragos de la corrupción, la impunidad y los abusos del poder.

En el justicia española nadie se ha salvado de las investigaciones por corrupción hasta el punto de tener en el banquillo de los acusados a la hija del rey de España y a su esposo, el exduque de Palma, por el llamado caso Nóos, o enjuiciar a los dos últimos presidentes de Caja Madrid y Bankia, de las entidades bancarias más grandes de España, Rodrigo Rato y Miguel Blesa, por el caso de las tarjetas black.

Sin embargo, lo que parecía ser un golpe en la mesa para reafirmar que la justicia en España es igual para todos, la realidad es que las sentencias han dejado un pésimo sabor de boca a todos los españoles de a pie que han utilizado las redes sociales para demostrar su descontento y dejar claro que el peso de La Corona sigue siendo efectivo, y que el poder y el dinero hacen que la justicia española no sea igual para todos a la hora de dictar sentencias.

Por un lado, se ha absuelto a la Infanta Cristina de todo cargo en su contra, a su esposo Iñaki Urdangarin se le sentenció con seis años de prisión, pero no estará detrás de las rejas, ya que la Audiencia de Palma acordó darle la libertad provisional a cambio de una comparecencia mensual desde su país de residencia que ahora será Suiza. A Miguel Blesa y Rodrigo Rato les han caído 6 y 4 años de sentencia, respectivamente, pero hasta el momento no han pisado la cárcel y parece que no lo harán.

Tras darse a conocer las resoluciones de los juicios curiosamente sentenciados con algunos días de diferencia, los ciudadanos se han tirado a las calles bajo un grito desesperado por la injusticia: "basta ya de impunidad" y "se acabó la transición, los borbones a prisión". Es un momento de tensión en el que la crisis, la falta de empleo, los desahucios y los recortes han mermado la vida de los españoles que se sienten defraudados por la monarquía que vive del pueblo y los gobiernos que han permitido estos abusos de corrupción e injusticia.

En conclusión, tampoco en el primer mundo la justicia es igual para todos, mientras que el mundo sufre un sistema injusto que mantiene a la mayor parte de la humanidad en la pobreza, y en el cual los ricos y poderosos hacen y deshacen a su antojo con las leyes y la justicia. Por supuesto México también es un ejemplo claro de corrupción e impunidad, en que la justicia es ciega, pero no por que sea desigual para todos, sino porque está vendada por el manto de la impunidad.

h_miguel_@hotmail.com @Hector_Badillo




 
 
 
 
fecha 27 de febrero de 2017 02:08
ultima modificacion Ultima modificación: 23:15
autor Por: Héctor Badillo
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Polonia, en la mira de la Unión Europea 01:22
Notas Relacionadas Secuestro de datos, el crimen del siglo XXI 00:30
Notas Relacionadas La pobreza tiene diferentes matices 00:21
Notas Relacionadas La mano dura de la Unión Europea 00:25
Notas Relacionadas Caso Yarrington, una historia de narcos para Netflix 00:50