Diario La Razón
Miércoles 16 de Agosto | 12:33 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Dra. Yolanda Pica Dra. Yolanda Pica
 
Dra. Yolanda Pica
 
Nikolái Gógol: Enterrado Vivo

Dra. Yolanda Pica

 

30 de marzo de 1809, Velikie, Poltava (entonces Rusia, hoy Ucrania) Marya (17) está pariendo a su tercer hijo, tiene mucho miedo pues ha tenido dos que murieron al nacer, le produce tanta alegría que Nikolái sobreviva que en agradecimiento vende la plata de la familia para construir una capilla en la iglesia del pueblo.

Son terratenientes de clase media. La madre tiene creencias religiosas profundas y así educa a sus hijos. Poco después nacen cinco hermanos de Gógol, su favorito: Iván, 3 años menor.

Gógol fue débil y enfermizo, era el favorito de su madre. Tenía 10 años cuando presenció la muerte de su hermano y 16 al fallecer su padre; lo que le creó un sentimiento de vacío y orfandad, estos eventos habrán de marcar su vida. Su madre se volcó en él haciéndole creer que era superior y permitiéndole ser desaseado y grosero y a través de un primo muy rico logró darle un trato especial consiguiendo que estudiara en las mejores escuelas y contara con un criado personal. Vivió sus años jóvenes en San Petesburgo como un noble rico (que no era).

Decide ser escritor y desde los 22 años logra éxito. Sus obras retratan a la sociedad rusa con ironía y sarcasmo, destacan “Almas Muertas”, “El Abrigo” y “Diario de un Loco”.

El Profesor John F. McDermott de la Universidad de Cornell (NYC) realizó un análisis de la productividad de Gógol encontrando varias fases en su vida adulta: una relación entre su productividad y su condición mental: fases de tristeza en las que en su época lo describían como “paralizado” sin moverse por días, alegrías breves y cambios afectivos de una etapa a otra que se manifestaban en sus escritos: en 1841 terminó su obra cumbre: “Almas Muertas”, entre 1842 y 1848 escribió 1, 100 páginas (cartas y libros) en los 4 años que precedieron a su muerte solo escribió 278 gran parte de las cuales correspondían al manuscrito de la segunda parte de su obra cumbre y que quemó en su último episodio depresivo el cual se desencadenó por un viaje a Jerusalem después del cual se acerca al sacerdote cristiano ortodoxo Konstantinovsky quien lo convenció de que su obra y su homosexualidad eran un pecado.

En mi punto de vista Gógol sufría de Trastorno Bipolar tipo II que se caracteriza por episodios de depresión mayor alternados con otros de alegría (hipomanía) que duran menos de 4 días, además tenía rasgos narcisistas de personalidad que fueron fomentados por la educación que le dio su madre al hacerlo creer que era un ser especial, este tipo de padecimientos en la actualidad se controlan con medicamentos estabilizadores del afecto y con psicoterapia, en su época no existían estos diagnósticos.

En abril de 1852 sumido en una depresión Gógol (42) no come para dejarse morir, pero el día que fue enterrado había caído en un sueño letárgico, del que despertó dentro de su propio ataúd.

En 1931 fue trasladado al monasterio de Novodiévichi en Moscú y vieron que Gógol estaba boca abajo y la tapa superior del féretro arañada.

Por la profundidad e ironía con la que es capaz de captar la maldad del ser humano en palabras de Dostoyevski, uno de sus seguidores: “Todos venimos del abrigo de Gógol”

Médico Psiquiatra y Psicoterapeuta

Email: ypr2004_5@hotmail.com

Twitter: @YolandaPica




 
 
 
 
fecha 6 de marzo de 2017 01:32
ultima modificacion Ultima modificación: 22:28
autor Por: Dra. Yolanda Pica
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Francis Bacon: El Pintor del Sadismo 00:06
Notas Relacionadas “Caitlyn Jenner: Trangénero a los 65 años” 07:50
Notas Relacionadas “Arthur Rimbaud: Poeta Maldito” 01:00
Notas Relacionadas Amanda Bynes: Mariguana y Esquizofrenia 00:15
Notas Relacionadas Lady Gaga y las Adicciones 00:21