Diario La Razón
Viernes 26 de Mayo | 1:45 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Rubén Cortés Rubén Cortés
 
Rubén Cortés
 
AMLO necesita cancha abierta

Rubén Cortés

 

La desacertada capacidad de reacción que está teniendo AMLO ante los imprevistos de los auditorios, durante estos días de campaña en Nueva York, es un adelanto del hándicap que lo acompañará en el proceso electoral de 2018: es un buen jugador sólo cuando tiene la cancha para él solo.

Antier, por ejemplo, volvió a usar “cállate”, su frase fatídica en la campaña de 2006 (“Cállate, chachalaca”, al entonces presidente Vicente Fox), para enfrentar los reclamos del señor Antonio Tizapa, padre de uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en el caso Iguala.

El episodio empezó en un acto durante el cual Tizapa y una mujer mostraron pancartas que lo cuestionaban por sus supuestos vínculos con el caso Iguala, por sus fotografías en campaña con los autores intelectuales (los esposos Abarca) y con quien gobernaba Guerrero entonces, Ángel Aguirre.

Es la primera vez que el candidato de Morena es enfrentado en público, y sólo pudo ser en el extranjero, pues en México suele ser inabordable por algún crítico en sus actos, ya que es custodiado por una guardia pretoriana de fieles que en algún momento fue conocida como “Gacelas”, “Adelitas”…

Justo por no estar expuesto a interpelaciones, AMLO no reaccionó de la manera en que se esperaría de uno de los políticos con más tablas del mundo, uno de los pocos que registra 17 años en campaña presidencial, tiempo en el que ha sido jefe sin apelaciones de los dos partidos en que ha militado.

El padre del normalista y la mujer se situaron a su lado con pancartas (“Mentiroso”, “Corresponsable de Ayotzinapa”…) y aunque provocaron el rechazo de sus simpatizantes y los guardias de seguridad quisieron llevarse a los protestantes, AMLO pidió a todos que los dejasen expresarse.

“Estamos hablando de libertad... todos podemos manifestarnos en libertad”, reclamó. Sin embargo, llamó “provocadores” a las personas de los cartelones y en medio de la barahúnda decidió: “Qué les parece si hasta aquí dejamos esta asamblea”.

Al candidato de Morena le faltaron reflejos para mostrar un talante tolerante, democrático, entregar el micrófono a los dos manifestantes para que se expresaran y explicaran sus motivos o simplemente para escucharlos.

Fuera de las instalaciones donde se realizó el acto, el padre del normalista siguió cuestionando a AMLO, quien ya estaba dentro de una camioneta. Pero el político de Macuspana perdió la calma: manoteaba y gritaba: “ya cállate, no seas provocador”.

Dos semanas antes, el mismo señor interrumpió también en Nueva York al dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, pero éste, quien comparado con AMLO es un niño de teta en la política, se mostró ecuánime, conciliador y le dio la palabra.

No ha sido una buena gira para AMLO.

Olvidó que la pasión ciega.

Twitter: @ruben_cortes




 
 
 
 
fecha 15 de marzo de 2017 01:54
ultima modificacion Ultima modificación: 00:28
autor Por: Rubén Cortés
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Con dolor de mi alma 02:30
Notas Relacionadas El lord nazi ruso 01:52
Notas Relacionadas El pleito AMLO- Zepeda 01:21
Notas Relacionadas ¿Y qué tiene que ver el nuevo aeropuerto? 01:28
Notas Relacionadas PAN-PRD, gran alianza… de dientes para afuera 01:23