Diario La Razón
Viernes 21 de Julio | 5:59 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Rubén Cortés Rubén Cortés
 
Rubén Cortés
 
China vuelve al radar de Videgaray

Rubén Cortés

 

Luis Videgaray recuperó ayer, como canciller, la primera idea en política exterior que tuvo cuando fue secretario de Hacienda: fortalecer la asociación con China. De hecho, el líder comunista Xi Jinping vino en visita de Estado antes de que se cumplieran los primeros seis meses de la actual administración.

Pero el acercamiento nunca resultó bien visto en Washington. El hasta hace dos meses presidente Barack Obama respondió con trato distante, al considerar que la presencia china aquí atentaba contra la seguridad nacional de Estados Unidos.

Sin embargo, la ecuación bilateral con el vecino del norte cambió hace justo dos meses, tras la asunción de Donald Trump y su convencimiento de que México saca mejor partido del TLC, porque obtiene de Estados Unidos ocho de cada diez dólares de su comercio exterior.

De manera que ahora sí cobra sentido la pasión china de Videgaray, aun cuando el trabajo para hacerla rentable es larguísimo y laborioso: el promedio actual de compras nuestras a los chinos es de 69.5 miles de millones de dólares y las ventas no superan los seis mil millones.

Con la nueva administración de Estados Unidos desencantada con sus relaciones comerciales con México (y menos interesada que Obama en las relaciones políticas estratégicas), lo ideal para el país sería firmar un acuerdo bilateral con China para disminuir o liberar aranceles.

Porque les llevaría a ambos países mucho menos tiempo que si deciden impulsar un nuevo Tratado Transpacífico (TPP), pues la negociación tendría que restablecerse con las 11 naciones que lo conforman, luego de que Estados Unidos decidió salirse.

Estados Unidos, China, México y las otras nueve economías que integraron el TPP tuvieron que dedicar más de un lustro a las negociaciones para alcanzar un convenio que ya se encontraba en su etapa final cuando Trump determinó abandonarlo: ya sólo faltaba que los congresos de los respectivos países lo aprobaran.

Pero, ayer en Chile, Videgaray recalcó que “China es un socio comercial muy importante con el que tenemos una asociación estratégica integral. Seguiremos avanzando en eso con independencia de las posibilidades que se abran a través de plataformas colectivas como la Alianza del Pacífico”.

Hoy México compra a China antenas de televisión, consolas y máquinas de videojuegos, módems, dispositivos de almacenamiento, usb y artículos de tecnología. China nos compra cajas de velocidades automáticas, petróleo, plata, cerveza, aguacate y alimento para mascotas.

Ojo, tampoco es el vellocino de oro: China no es un mercado de mil 344 millones de consumidores, como se afirma. El 8.5 por ciento de los chinos económicamente activos es pobre extremo y sólo 700 mil tienen gran poder de compra. De todos modos, la vieja idea de Videgaray toma sentido.

Pues sí; todo fluye, y todo cambia.

Twitter: @ruben_cortes




 
 
 
 
fecha 16 de marzo de 2017 01:45
ultima modificacion Ultima modificación: 01:10
autor Por: Rubén Cortés
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas La coherencia de René Bejarano 00:59
Notas Relacionadas ¿Qué apoyas cuando apoyas a Maduro? 01:32
Notas Relacionadas Bejarano se va con los dictadores 00:32
Notas Relacionadas El socavón es más profundo… muchísimo más 00:55
Notas Relacionadas Socavones: la culpa no es de una sola persona 00:51