Diario La Razón
Viernes 28 de Julio | 12:10 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Raudel Ávila Raudel Ávila
 
Raudel Ávila
 
Israel y el desarrollo tecnológico

Raudel Ávila

 

Hace dos semanas, el Financial Times publicó una noticia que pasó inadvertida en buena parte de la prensa mexicana. Se produjo la compra de Mobileye, la empresa de Israel, líder en fabricación de cámaras para automóviles (por ejemplo, las que permiten al conductor observar lo que hay detrás de su automóvil a fin de estacionarse mejor). El precio de venta alcanzó proporciones multimillonarias.

El comprador fue la empresa estadounidense INTEL, para integrar Mobileye a su cadena de producción en Silicon Valley. Todos los empleos de Mobileye en Israel serán respetados, pues Intel considera a los ingenieros israelíes un activo muy poderoso en términos de creatividad para la compañía. En el fondo, el objetivo final es vencer a Google en la carrera por el desarrollo del automóvil sin conductor.

El fundador de Mobileye, Amnon Shashua, es un profesor universitario muy querido por sus alumnos. Shashua es uno de esos genios de carácter sencillo, aficionado a las películas de ciencia ficción y los comics.

Volteo a ver las campañas electorales en México. Los candidatos insisten en que la base del desarrollo para México debe ser el petróleo, una fuente energética altamente contaminante. Mientras los gobiernos del mundo desarrollado buscan afanosamente la sustitución del combustible fósil por energías limpias y renovables como la solar o la eólica, muchos políticos mexicanos quieren atar nuestra economía a los vaivenes de los precios de un producto cada vez menos atractivo en los mercados internacionales. Ahí está el desastre venezolano, que sustentó su modelo económico en los precios del petróleo. Extraño en las campañas mexicanas una propuesta relativa a tecnología. Los proyectos electorales mexicanos no dan para pensar en el desarrollo nacional de robótica, genómica, productos financieros digitales (fintech). No le apuestan al talento de los ingenieros mexicanos. Nada que tenga que ver con la sociedad del conocimiento o la cuarta revolución industrial, a la que está dedicada la revista Nexos de este mes.

Uno de los libros de geopolítica más importantes de este siglo es Start-Up Nation, cuyos autores Dan Senor y Saul Singer, explican la historia del éxito económico de Israel. Éxito que se sustenta en la conversión de un país desértico y sin recursos naturales en una potencia tecnológica. Benjamin Netanyahu, el primer ministro de Israel, invitó a Amnon Shashua a comer en su despacho después de que se anunció la compra de Mobileye. De acuerdo con cálculos oficiales, el monto de ingresos fiscales que obtendrá el Estado de Israel con esa transacción, le permitirá recortar los impuestos a la población más pobre de Israel y alcanzar un superávit este año. “Usemos la cabeza para imaginar, no para recordar” decía Shimon Peres. Cuidado con regresar al pasado.

espaciolarazon3@gmail.com
Twitter:
@avila_raudel




 
 
 
 
fecha 7 de abril de 2017 02:46
ultima modificacion Ultima modificación: 21:17
autor Por: Raudel Ávila
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Doscientos años de lecturas 00:57
Notas Relacionadas Las protestas del G-20 00:38
Notas Relacionadas Gravitas en el G-20 01:24
Notas Relacionadas Rusia 00:33
Notas Relacionadas Carisma y reforma 01:51