Diario La Razón
Martes 23 de Mayo | 9:45 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Vale Villa Vale Villa
 
Vale Villa
 
La huella del trauma en el cerebro

Vale Villa

 

Uno de los pensamientos más desoladores para los pacientes es estar convencidos de que nunca superarán las consecuencias de los traumas vividos en el pasado. Puede tratarse de violencia física o emocional, abuso sexual, accidentes, haber vivido en internados a edades muy tempranas, fenómenos naturales como terremotos o huracanes, el divorcio de los padres, la muerte de un padre, de un hermano o un hijo, la guerra, la migración forzada, la desaparición de un familiar o amigo, perder alguna capacidad sensorial, padecer una enfermedad crónica y dolor crónico.

Aunque seguramente dejo fuera muchos ejemplos de la vida personal de los lectores, la idea es ilustrar qué es el trauma y el sentimiento frecuente de que no hay recuperación, que el daño es irreversible y que lo vivido acerca a la locura.

Lo que sabemos hasta ahora es que un cerebro traumatizado puede rehabilitarse con esfuerzo, perseverancia y tiempo. Así como el cerebro presenta una huella por el sufrimiento de las experiencias pasadas, también puede responder y modelarse a partir de nuevas experiencias.

Son 3 las estructuras cerebrales principales en las que puede notarse la huella del trauma:

1 Corteza prefrontal, que funciona como centro del pensamiento. En esta región ocurre el pensamiento, la resolución de problemas, la personalidad, la planeación, la empatía, la conciencia de sí y de los otros.

2 Corteza cingulada anterior, que funciona como centro regulador de las emociones. En condiciones óptimas, tiene una estrecha relación con el centro del pensamiento. Ahí ocurre la regulación de las emociones y los pensamientos difíciles, para evitar sentimientos abrumadores o para no hacer cosas por las que después se sienta arrepentimiento.

3 Amígdala, que funciona como centro del miedo. Está fuera de la conciencia y del control voluntario, evalúa si el ambiente es amenazante y produce miedo, vigilancia y conducta reactiva.

En el cerebro con trauma, la corteza prefrontal funciona pobremente, el centro de regulación de las emociones funciona pobremente y el centro del miedo funciona en exceso. En ese estado, domina el estrés crónico, la vigilancia, el miedo, la irritabilidad, la dificultad para sentirse seguro, para calmarse y para dormir. Es difícil concentrarse, poner atención, pensar con claridad, manejar las emociones, ser capaz de calmarse y sentirse bien.

El esfuerzo, la perseverancia y el tiempo pueden cambiar al cerebro, que tiene suficiente plasticidad para recuperarse de casi todo. Pero no basta con desearlo, con ponerle ganas, con hacer acopio de fuerza de voluntad. Es necesario trabajar en una terapia con las huellas del trauma para desactivarlas poco a poco. Se trata de reaprender a enfrentar el mundo, reaccionando de modos nuevos, más constructivos. Es posible que en algunas etapas de la recuperación, sean necesarios fármacos para ayudar al sistema nervioso a tranquilizarse. También es muy recomendable adoptar alguna práctica meditativa, basada en la observación y control de las respiración y llevarla a cabo por periodos cortos, varias veces al día. En la red hay muchas aplicaciones y programas para aprender ejercicios de respiración, meditaciones guiadas y muchos otros recursos para aumentar la capacidad para regularse y calmarse.

Hablar en terapia del sufrimiento cuantas veces sea necesario, para poder darle un significado y un lugar distinto es también indispensable para la recuperación del trauma.

*Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa desde hace 15 años. Este es un espacio para la reflexión de la vida emocional y sus desafíos.

valevillag@gmail.com
Twitter:
@valevillag




 
 
 
 
fecha 21 de abril de 2017 01:54
ultima modificacion Ultima modificación: 22:22
autor Por: Vale Villa
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Teléfonos inteligentes y adicción 00:38
Notas Relacionadas Maternidad con sentimentalismos 01:12
Notas Relacionadas Desamor 00:21
Notas Relacionadas Para destruir una relación 00:15
Notas Relacionadas Fundamentalistas de la salud 01:57