Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 10:33 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Julián Andrade Julián Andrade
 
Julián Andrade
 
El salario y el tiempo

Julián Andrade

 

Las generaciones se miden en décadas. Si a ello nos atenemos, cuatro de ellas han observado y padecido la reducción de sus ingresos en nuestro país.

El salario mínimo cayó en los últimos 40 años un 67 por ciento y es de los más bajos del mundo, lo que inclusive no refleja sus niveles de productividad.

Los números dan idea de lo que esto significa: 40 por ciento de la población ocupada percibe rangos de entre uno y dos salarios mínimos.

Esto es dramático, porque el país tuvo grandes oportunidades que no fueron aprovechadas por el espejismo de políticas ajenas a los intereses sociales.

La paradoja de tener empleo que no alcanza para satisfacer lo indispensable no puede continuar, porque implicaría renunciar, de antemano, a un futuro de prosperidad y oportunidades para millones de familias.

Nunca es tarde, sin embargo, para enmendar lo que no funciona.

En ese contexto es en el que la propuesta del Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, impulsada desde hace tres años, de aumentar el salario mínimo, cobra una gran relevancia.

Hay logros en el camino, como la desindexación, pero aún falta mucho por hacer.

Por ello el jueves pasado el Jefe de Gobierno envió una carta al secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, en la que pide un incremento de 12 pesos, para que el salario alcance los 92 pesos con 41 centavos, lo indispensable para la subsistencia.

Es, además, un planteamiento con visión estratégica, porque ayudaría al fortalecimiento del mercado interno, sin generar inflación y propiciando adecuados niveles de vida.

El presidente del Consejo Económico y Social de la Ciudad de México, Eduardo Vega, ha señalado que “el incremento (salarial) podría mejorar el dinamismo” de la economía.

Pero es, sobre todo, una batalla por la justicia y la ética, entendiendo que hay una deuda con los sectores menos favorecidos.

Es ahí donde se muestran coherencia y progresismo y donde se alientan, con hechos, perspectivas de cambio.

El Jefe de Gobierno está convencido de que “estamos ante una encrucijada importante. México necesita un nuevo consenso para su política económica. El arreglo económico, con todo y sus reformas estructurales, no ha dado lo que el país requiere”.

Es un llamado que tiene la virtud de estar respaldado por instituciones académicas, sindicatos y organismos empresariales. Tiene la densidad de un estudio profundo, sin improvisaciones, que fue elaborado por expertos como Juan Carlos Moreno Brid, Ariel Rodríguez Kuri, Antonio Azuela y Enrique Provincia, entre otros.

La coyuntura no es sencilla, y por ello es urgente que se tomen decisiones que provean al país de herramientas para enfrentar los desafíos que plantea este tiempo de incertidumbre.




 
 
 
 
fecha 2 de mayo de 2017 00:16
ultima modificacion Ultima modificación: 23:49
autor Por: Julián Andrade
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Fuerzas armadas, día a día 00:20
Notas Relacionadas Alabados sean nuestros viejos 01:15
Notas Relacionadas La izquierda ante la tormenta 00:10
Notas Relacionadas París y el valor de sus acuerdos 00:50
Notas Relacionadas La aspiración del porvenir 00:54