Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 2:43 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Rubén Cortés Rubén Cortés
 
Rubén Cortés
 
El derecho de piso de Silvano Aureoles

Rubén Cortés

 

Es de una justicia a rajatabla que Silvano Aureoles defienda su militancia en el PRD como carta para ser su candidato presidencial a las elecciones de 2018. Pagar derecho de piso siempre otorga una categoría moral.

Sin embargo, al defender su derecho de piso, Aureoles olvida que:

—El PRD es cada día un partido más abierto: desde 2010 ganó la Jefatura de Gobierno del DF con un abanderado sin militancia; y consiguió seis gubernaturas en alianza con otro partido… y en ninguno de esos casos fue con candidato perredista. Todos tenían otra afiliación.

Además, al querer ser candidato presidencial, pasa por alto que:

—El 1 de octubre cumplirá dos de los seis años para los que fue elegido. Esto lo coloca en una situación embarazosa: ¿Buscó la gubernatura sólo como trampolín de aspiraciones individuales? ¿No le importa dejar el trabajo sin cumplir apenas a la mitad del sexenio?

Haciendo uso del derecho de piso se muestra magnánimo con Miguel Mancera, quien sin ser militante del PRD quiere ser su candidato en 2018, pues sin estar afiliado ya ganó por ese partido la Jefatura de Gobierno del DF.

Silvano Aureoles es magnánimo con Miguel Mancera al expresar que “si tiene las condiciones para ser candidato, bienvenido, no lo veto”. A lo que el gobernador de Michoacán llama “condiciones” es a que Miguel Mancera se afilie al PRD.

Pero no sólo es magnánimo. También se autoproclama gran elector: “No lo veto”, asegura. Aunque tampoco es de extrañar que el gobernador de Michoacán se considere a sí mismo un gran árbitro.

Porque ya decidió también que puede ser gobernador el tiempo que incumba exclusivamente a sus intereses, y no el que marca la Constitución, ni el periodo para el que los michoacanos estuvieron convencidos de que lo eligieron. No: él resolvió que puede irse cuando quiera.

Olvida que, de abandonar su cargo para buscar otro, dejará tarea. Según Segob, antes de que Silvano Aureoles asumiera, en Michoacán había 88 denuncias diarias por delitos. Hoy hay 104: por robo con violencia y a casa-habitación, negocio, transportista, transeúnte y de vehículo.

En educación tampoco es que le vaya mucho mejor: prometió que el primer año de gobierno repartiría 300 mil becas para jóvenes de entre 15 y 29 años de edad, pero en ese tiempo únicamente entregó 34 mil apoyos llamados Beca Futuro 2015-2016.

Además, de acuerdo con la CNDH, Michoacán ocupa el lugar 19 a nivel nacional en atención a las cárceles, por falta de supervisión, mala clasificación de los internos procesados y sentenciados, falta de reglamento para su óptimo funcionamiento, corrupción y autogobierno.

Quizá el primer derecho de piso que debe cumplir Silvano Aureoles es el de ser gobernador de Michoacán.

Twitter: @ruben_cortes




 
 
 
 
fecha 15 de junio de 2017 00:37
ultima modificacion Ultima modificación: 00:32
autor Por: Rubén Cortés
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Monreal y Sheinbaum 00:58
Notas Relacionadas Arranca dinastía López con interna de la CDMX 01:15
Notas Relacionadas QR: problema de seguridad nacional 01:52
Notas Relacionadas Morena: lo que el viento no se llevó 00:23
Notas Relacionadas Una de Maduro, otra de Meade: dos malas para AMLO 01:05