Diario La Razón
Miércoles 16 de Agosto | 12:38 pm
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Rodolfo Higareda Rodolfo Higareda
 
Rodolfo Higareda
 
Verdad y justicia para Venezuela

Rodolfo Higareda

 

La Asamblea General de OEA sesionará por primera vez en México. Entre otros temas a discutir estarán el migratorio, que será sujeto de una resolución por parte del organismo; y, desde luego, la crisis política y social en Venezuela.

Sobre este último caso, no deja de sorprenderme la manera en que la ideología juega con la mente de las personas. Y hablo de aquellas que defienden a capa y espada la dictadura de Nicolás Maduro (que, desde luego, para ellos es un bastión de pureza socialista que está siendo acosado por mezquinos intereses capitalistas).

Porque podemos entender (nunca justificar) que Maduro se aferre al poder para mantener los privilegios del grupo gobernante (el cual, por cierto, es rechazado por el 80% de los venezolanos, según tres encuestadoras independientes).

Con ese objetivo, enfrenta 80 días de protestas, asesinando en promedio a una persona al día, con miles de heridos en las calles por las balas de la Guardia Nacional Bolivariana y de los paramilitares. Y siguiendo estrictamente el manual de cualquier dictadorzuelo, mantiene en el encierro a más de 300 políticos, pudriéndose en vida en sus infames prisiones por el simple hecho de disentir.

Los que buscan explicar lo inexplicable, arrojan al aire esa vieja cantaleta que se escuchaba en los años de la guerra fría, y pretenden con ella poner al país sudamericano en el centro de una imaginaria disputa geopolítica por sus enormes reservas petroleras. Para rebatir este falaz argumento, basta con decir que Estados Unidos es un estupendo cliente, que les compra el 20% de su producción.

Y lo peor es que esas personas de izquierda, que defienden y admiran al régimen bolivariano (este adjetivo, desde luego, no le va), son las mismas que en sus países claman por la democracia, por la libertad de los presos políticos, por los derechos humanos y por toda una agenda que diariamente está siendo pisoteada por el heredero de Hugo Chávez.

No puedo siquiera imaginar qué pasaría en México si un día al Presidente Peña se le ocurriera desconocer al Congreso, si anunciara que las elecciones del próximo año serán pospuestas (sabedor de que su partido seguramente perderá), y si metiera a la cárcel a López Obrador o a Fernández Noroña. Ahora, pensemos qué pasaría si se le ocurriera crear un ente que reemplace al Legislativo con la creación de una Asamblea Constituyente a modo.

Cuando se cuestiona a los admiradores del chavismo su falta de congruencia y se ven acorralados por sus propias contradicciones, toman la salida fácil y le espetan a uno el caso de los 43 de Iguala y los periodistas asesinados (Delcy Rodríguez dixit). Sobra decir que en ninguno de estos casos el gobierno de la república ha sido acusado de ser ni autor intelectual ni material de los mismos.

La verdad y la justicia tienen que ir siempre por delante, porque la ortodoxia, el fanatismo y la cerrazón son tan peligrosas que hacen que gente buena se ciegue y termine aplaudiendo atrocidades.

Twitter: @RudyCoen




 
 
 
 
fecha 19 de junio de 2017 00:03
ultima modificacion Ultima modificación: 20:20
autor Por: Rodolfo Higareda
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas La vida te da sorpresas 01:14
Notas Relacionadas La iguana que masca 01:52
Notas Relacionadas Llaves, candados e ilusiones 00:06
Notas Relacionadas Álvaro Obregón 00:35
Notas Relacionadas Contrafáctico 01:36