Diario La Razón
Jueves 17 de Agosto | 10:31 am
Facebook Twitter RSS Youtube
 
 
Obdulio Ávila Obdulio Ávila
 
Obdulio Ávila
 
La integración del Congreso local

Obdulio Ávila

 

El Congreso de la Ciudad de México se integrará por 66 diputados, 33 electos por el principio de mayoría relativa y 33 conforme al de representación proporcional. La novedad es la redistribución, no la disminución del número total de los legisladores.

Alemania estableció el sistema mixto, integración parlamentaria bajo mayoría relativa y representación proporcional, desde 1949.

En México ese esquema se incorporó con los diputados de partido en 1963, y la representación proporcional aprobada en 1977; ese sistema se adoptó para la ciudad desde la I Asamblea de Representantes del Distrito Federal, electa en 1988.

En una primera lectura, podría calificarse de progresista esa decisión, que dificulta que el partido o coalición que gane el mayor número de distritos uninominales no esté sobrerrepresentado. Aplausos al Constituyente por buscar un Congreso que refleje el voto popular sin distorsiones en la asignación de curules.

Sin embargo, cabe otra lectura. Los nuevos dispositivos normativos impedirían legislaturas como la del 97, en la cual 38 distritos locales fueron ganados por el PRD. En esa elección el partido del autodenominado sol azteca obtuvo 44.21% de la votación a la Asamblea y el ¡57.6! de los diputados.

¿Por qué ahora la magnanimidad de las mayorías relativas o primeras minorías con las minorías o segundas minorías?

Quizás la respuesta es, evitar que la izquierda mesiánica, Morena, obtenga mayoría parlamentaria local ,como lo hizo el PRD con el esquema vigente, en 1997, 2003, 2006 y 2012.

En 1949 la Ley Fundamental de la República Federal de Alemania creó el sistema de representación proporcional personalizada para las elecciones legislativas, que combina un voto personal en distritos uninominales con el principio de representación proporcional.

Sin embargo, no fue sino hasta 1953 que se introdujo la posibilidad para los electores de emitir dos sufragios separados; anteriormente el voto que se depositaba en la urna por el candidato del distrito uninominal contaba a la vez como voto por la lista estatal de representación proporcional, para el partido del candidato ya escogido, tal y como sucede en México.

En la actualidad el elector alemán tiene la posibilidad de emitir dos votos; en primera instancia escoge al representante de su distrito uninominal. En segundo lugar, vota por la lista de su preferencia para la representación proporcional. Esto permite la inclusión de fuerzas políticas minoritarias en coaliciones, porque el votante puede apoyar con el segundo sufragio a un socio de la coalición que necesite el mínimo de 5% de votación para que le sean asignadas curules; o votar por su mismo partido o por otro. Incorporar lo anterior hubiera sido progresista.

Eso no sucederá en la ciudad, aquí se emitirá un solo voto, que avala dos cargos, el uninominal, y junto al mismo la lista de representación proporcional del partido.

El aumento de diputados de representación proporcional conforme a las reglas vigentes privilegia más a las cúpulas partidistas sobre la libertad del elector.

oam974@gmail.com
Twitter:
@ObdulioA




 
 
 
 
fecha 31 de julio de 2017 07:37
ultima modificacion Ultima modificación: 21:18
autor Por: Obdulio Ávila
 
 
Todo sobre este tema
Noticias relacionadas
 
Noticias relacionadas Noticias relacionadas
Notas Relacionadas Ojo(s) con Rigoberto 00:06
Notas Relacionadas El Pensil Americano 01:00
Notas Relacionadas El congreso local más oneroso 01:01
Notas Relacionadas La geografía electoral citadina. El réquiem de los paraestatales 00:50
Notas Relacionadas La geografía electoral citadina. El origen 00:22